Cartas desde Kandersteg. Capítulo I: Semana Inicial

¡Hola grupo!

Bueno, ya va siendo hora que os cuente un poco cómo voy habituándome a esto de estar en el
Kandersteg International Scout Centre (KISC), que ya llevo una semana, ¡cómo pasa el tiempo!

La primera semana la verdad es que ha sido muy completa, el domingo fue la presentación
oficial, después nos hicieron una cena especial, a base de queso suizo, claro, y nos conocimos
las caras las personas que vamos a pasar estos tres meses algo más que en compañía, más
bien, las 24 horas de cada día juntas. Estamos aquí de casi todos los países de Europa y parte
del mundo: Portugal, Suecia, Dinamarca, Canadá, Malasia, Inglaterra,… Con lo cuál ya podéis
apreciar una de las partes importantes de este centro, que son las relaciones internacionales
que tienes la posibilidad de hacer, enorme suerte la nuestra.

Ya a partir del lunes empezamos el entrenamiento, es decir, la explicación de todas y cada una
de las tareas que vamos a desempeñar durante el tiempo que estemos aquí, y no os penséis
que son pocas (el entrenamiento ha durado toda la semana), de hecho ahora mismo tenemos
la cabeza bien llena de información que deberemos usar, y no sé ni cómo, aunque como bien
nos han advertido ya por aquí, el entrenamiento de verdad es el que empieza a partir del
primer día de trabajo. Las tareas van desde poner la lavadora para las sábanas, fundas, etc
(lavadoras enormemente grandes) hasta ejercer tareas de recepcionista ayudando a la gente
que aquí se hospeda, pasando por cocinar (pedazo de cocina, ojalá tuviéramos una a sí para los
campamentos, jeje), fregar, limpiar habitaciones, poner la caldera, actuar en caso de incendio,
atender la tienda, liderar las actividades programadas, coger el teléfono,… Y todo lo que en
centro internacional como este tan especial pueda albergar.

O sea que a partir de ahora, nos reparten las tareas cada día trabajando en total unas 8 horas
en el departamento que toque, eso sí, con un ambiente excepcional.

Aparte del entrenamiento, ha habido ratos para todo claro, conocer el pueblo (ya os hablaré
en otra ocasión un poco más de él), visitar el lago (ahora congelado) Oeschinensee, descender
en trineo, un poco de escalada,… Y sobre todo tiempo para empezar a estrechar relaciones con
lo que será mi gente estos 3 meses tan intensos que me esperan, con la gente pinkie (¿Qué es
eso de pinkie? Ya os lo contaré).


Desde aquí, por esta vez sólo me queda mandaros un fortísimo abrazo a todo el grupo y a
todas las personas que lo hacen posible. Gracias por estar ahí.

Fdo: Ojo de Halcón.

* Pincha para descubrir la serie entera de “Cartas desde Kandersteg

Facebook Twitter Email

3 comentarios
  1. Santos (padre)
    Santos (padre) Dice:

    Lavar la ropa, fregar, limpiar, recepcionar las entradas y salidas, atender la tienda y la caldera, apagar fuegos (cuando los haya), cocinar… Tiene que haber paro por narices en España porque todo el trabajo está allí… Disfruta de tu estancia.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *