Un festival especial

Uno de los valores que desde el Grupo Scout Padre Coll intentamos inculcar a nuestros educandos es saber anteponerse a las dificultades. El pasado sábado pusimos en práctica esta máxima, debido a que una confusión nos dejó, a última hora, sin el salón de actos que teníamos predeterminado para realizar el festival. En poco tiempo, y gracias a la predisposición de la Residencia de Mayores Núñez de Balboa, pudimos solucionar el imprevisto. Y allí que nos fuimos, en un escenario y salón mucho más pequeño, pero con la misma o más ilusión y ganas por parte de todos. También los residentes mayores pudieron disfrutar de nuestro gran Circo Padrecoleño.

Amenizado con dos grandes presentadores, el circo tuvo de todo. Desde una espectacular coreografía circense hasta un domador con dos tigres muy especiales y reivindicativos, pasando por unos trapecistas un poco torpes. Todo ello adornado con globos de colores, narices de payaso y música alegre.

Tampoco faltaron las clásicas actuaciones de nuestros educandos. Así, los Castores hicieron una divertida parodia de un famoso concurso de televisión. Para ellos, lo más importante, más allá del talento, son los valores que se les enseñan en el grupo, y así lo reflejaron con su mensaje final.

Los Lobatos afinaron voces y estiraron bien los músculos para deleitarnos con un musical bien preparado. Varias canciones y situaciones diferentes quisieron hacernos ver la importancia de la igualdad entre niños y niñas, hombres y mujeres.

En cuanto a la Sección Scout, varios “sketches” con el punto en común de un viaje a la Luna nos transmitieron el mensaje de que no todo es lo que parece y no hay que fiarse. El espíritu crítico es uno de los pilares en la educación scout.

Tres padres pudieron participar directamente sobre el escenario gracias a la Unidad Esculta. Ellos fueron puestos a prueba sobre diferentes curiosidades del grupo en un formato que denominaron “Atrapa el turrón”.

Por último, los Rovers parodiaron con música una tradicional cena familiar en estas fechas navideñas. Además, los compañeros ausentes no quisieron faltar a la cita, y ahí estuvieron presentes mediante un vídeo.

En definitiva, una tarde muy entretenida pese a las dificultades. Queremos reiterar nuestras disculpas a todos los padres y familiares, sobre todo a aquellos que disfrutaban por primera vez de nuestra actividad. Del mismo modo, agradecemos infinitamente a la Residencia Nuñez de Balboa por dejarnos usar su salón de actos.

Ya que no nos ha tocado la lotería, nos vemos en La Mata. Como cada año, del 2 al 5 de enero, a disfrutar de la playa.

Felices Fiestas a todos.

pd: Gracias a Ángel Llamas por las fotos.

Facebook Twitter Email

2 comentarios
  1. Mª Ángeles
    Mª Ángeles Dice:

    Nadie nos para nunca (:
    Me hubiera encantado estar allí y viendo las fotos y conociéndonos ya me imagino lo bien que lo pasasteis.

    Un beso!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *